Agua embotellada

¿Conoces la historia del agua embotellada?

Razones para decir NO al agua embotellada:

– No es sostenible ya que implica un proceso de captación, empaquetado y transporte que consume energía y genera contaminación

– Implica la explotación (o sobre-explotación) de los manantiales, fuentes, etc.

– Por lo que tiene un gran impacto medioambiental

– Las botellas de plástico acaban en vertederos, plantas de incineración o de reciclado

– Su precio es 2000 mil veces superior al precio del agua del grifo

– Aún se estudia acerca de los efectos nocivos para la salud del PET utilizado en las botellas (liberación de antimonio y sustancias que imitan las hormonas humanas)

Soluciones:

Aunque en nuestra sociedad actual es muy difícil escapar del consumismo existen, como dicen en el vídeo, varias opciones para reducir y/o eliminar el consumo de agua embotellada:

1. Compromiso personal:

Decidir NO consumir agua embotellada. Para los que viven en localidades donde o bien se depende de la desalación, o bien el agua de los acuíferos está algo contaminada (agricultura, intrusión marina, etc.), o se trata de un agua más o menos dura (por ejemplo, en Canarias tenemos una concentración de entre 50-100 mg/l de carbonato cálcico) existen otras opciones para poner nuestro granito de arena:

– comprar agua embotellada en lugares cercanos para disminuir la contaminación producida durante su transporte

– comprar garrafas de 6 u 8 litros para reducir la cantidad de residuos plásticos

– utilizar cantimploras para transportar agua al colegio, al trabajo, etc. Si reutilizas las botellas de 1/2 litro usa preferentemente las de color azul y ten mucho cuidado con los agentes externos (luz, temperatura, etc.)

– filtrar el agua del grifo

2. Otras soluciones:

– solicitar inversiones para mejorar el suministro de agua potable e invertir en la prevención de la contaminación

– instalar “bebederos” de agua potable y reducir/eliminar las maquinas expendedoras de agua embotellada

– concienciar a la población

Advertisements