El barranco de Las Angustias

En Navidades volvimos a escaparnos a La Palma, nuestra isla favorita para patear y desconectar 🙂

En esta ocasión el sendero estrella ha sido en Caldera de Taburiente, donde remontamos el Barranco de Las Angustias desde el aparcamiento situado en el barranco (situado a 2 km de la Casetas de Información de Lomo de Los Caballos) hasta la Cascada de Colores (aquí pueden ver el sendero)  

A pesar que sabíamos que unas semanas antes había llovido muchísimo en la caldera (pueden leer en el foro Caza Tormentas sobre las condiciones meteorológicas adversas de principios de diciembre aquí), que habían habido desprendimientos, etc…. ni por asomo me esperaba lo que encontramos casi desde el primer momento: aquel no era el mismo barranco que habíamos visto en julio de 2011 (dos año y medio antes)!! Creo que en Canarias no existe otro paisaje que cambie tanto (geológicamente) en tan poco tiempo…

En este barranco, después de un periodo de lluvias, normalmente el paisaje queda más o menos igual: el agua arrastra los sedimentos finos y van quedado los más gruesos y los pedruscos. De forma que el sendero discurre a lo largo del barranco, cruzándolo y desviándose cuando el cauce es intransitable; a veces tienes que escalar un poco o pasar por zonas más o menos chungas; siempre hay saltos de agua, pequeñas piscinas, etc.

Pero este último periodo de lluvias ha sido brusco y torrencial, ha llovido mucho en poco tiempo, de forma que los sedimentos finos han cubierto el lecho del barranco haciendo que el sendero sea mucho más transitable, tranquilo y para nada peligroso. Durante nuestro ascenso por el barranco hemos ido observando las marcas y huellas del agua, los desprendimientos, el estado de las señales del sendero (destrozadas y/o enterredas), etc., …pero cuesta imaginar la altura, volumen y fuerza que pudo llegar a tener esa masa de agua durante las lluvias torrenciales… así como pensar que unos metros bajo nuestros pies, bajo una capa de sedimentos, corría el río unas semanas antes…

Quisiera comparar estas dos situaciones con mis fotos, pero es difícil por varias razones: en 2014 hicimos el sendero en sentido contrario al de 2011; no fui a la Caldera con la idea de hacer un super reportaje… y ni siquiera llevé la misma cámara 😉

Aunque las siguientes fotos no están sacadas del mismo lugar se pueden hacer una idea del cambio que ha sufrido el barranco:

IMG_3373

El Barranco de Las Angustias en 2014

IMG_5671

Barranco de Las Angustias en 2011

La mejor comparación que puedo hacer es en el Barranco Rivanceras o Limonero (por su color amarillo debido a las aguas ferruginosas), poco antes de llegar a la Cascada de Colores:

IMG_5644

Barranco Limonero en 2011

IMG_3382

Barranco Limonero en 2014

… si en 2011 teníamos que saltar de roca en roca, en 2014 podíamos ascender río arriba por el lecho de barranco con la única preocupación de no meter un pie en las aguas anaranjadas 🙂

Si volvemos el próximo verano, quiero volver a entrar y ver como ha evolucionado, me pregunto cuanto tiempo tardará en recuperar el aspecto “normal”!!

 

Advertisements